Facebook Twitter Google +1     Admin



Ácidos grasos esenciales.

20101130132022-dibujo.jpg

Los ácidos grasos esenciales (AGE) son aquellos que el organismo no puede sintetizar, y tienen que ser ingeridos a través de los alimentos. Se trata de ácidos grasos poliinsaturados con todos los dobles enlaces en posición cis.

A diferencia de estos, los ácidos grasos no esenciales no son necesarios en la dieta porque el organismo los puede fabricar a partir de las proteínas, los alcoholes o los carbohidratos.

Existen dos tipos de ácidos grasos esenciales: acido linoleico, acido linolénico. Una vez en el cuerpo, se pueden convertir en otros ácidos grasos poliinsaturados, como el ácido araquidónico, ácido eicosapentanoico (EPA) y el ácido docosahexanoico (DHA).

El ácido linoleico, se encuentra en verduras, frutas, frutos secos, cereales y semillas. También en aceites de cártamo, girasol, maíz, soja, onagra, calabaza y germen de trigo. Este ácido se considera el ‘más esencial’ de todos, pues a partir de él también se puede sintetizar el ácido linolénico. El doble enlace se encuentra en el sexto carbono, de ahí que se le conozca como “omega 6”.

Su fórmula química es:

CH3-CH2-CH2-CH2-CH2-CH=CH-CH2-CH=CH-CH2-CH2-CH2-CH2-CH2-CH2-CH2-COOH

 

El ácido alfa linolénico, se encuentra en el pescado azul (atún, sardina, salmón entre otros), y en el aceite de lino, de semillas de mostaza, de pipas de calabaza, de soja, de nueces y de colza. También en hortalizas de hoja verde y cereales.

El doble enlace se encuentra en el tercer carbono, de ahí que se le reconozca como “omega 3”.

Su fómula química es CH3-CH2-CH=CH-CH2-CH=CH-CH2-CH=CH-(CH2)7-COOH

Los ácidos grasos esenciales presentan una serie de funciones que aparecen a continuación:

Función cardiovascular: reducen la cantidad de lípidos de las paredes arteriales, disminuyen la presión arterial, e intervienen en la contracción cardiaca.

Función hematológica: ralentizan la coagulación sanguínea, favorecen la formación de hemoglobina y reducen la concentración de triacilglicéridos de la sangre.

Función metabólica: participan en la síntesis de colesterol y contribuyen en su eliminación cuando aparece en exceso.

Función estructural: forman parte de las membranas celulares, mejorando su funcionamiento y evitando el deterioro celular.

Se encuentran otras funciones: incrementan la resistencia frente a las enfermedades; mantienen constante la temperatura corporal; e intervienen en la síntesis de prostaglandinas.

Verónica Palma Barquero, 2º Bachillerato Investigación

 

Martes, 30 de Noviembre de 2010 13:22. Autor: Verónica Palma Barqueros #. Blog de 2º Bachillerato de Investigación

Comentarios > Ir a formulario

mariadoloresgago

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris