¿Sabemos lo que comemos?

20090501094646-3ytyca74aebbcazp3ybkcavln7ayca5urfqqcao5fggncal4qho7caukn22icacxmkcacax8vk76cavzvfyncav2nt6mca4s3gwrca7ij39ica30p68oca5ibdn9casso35uca2cjce8ca16nicocadbakfx.jpg

Según fuentes autorizadas de la Universidad Estatal de Michigan, trascendió recientemente, que la carne que utiliza McDonalds para sus hamburguesas, proviene de unos auténticos bultos sin patas y sin cuernos, que son alimentados por medio de tubos conectados a sus estómagos y que de hecho no tienen huesos, sino un poco de cartílagos que nunca llegan a desarrollarse.

Quienes los han visto, aseguran que son cosas muy desagradables, pues además de permanecer inmóviles toda su "vida", no tienen ojos, ni cola y prácticamente no tienen pelo; de hecho, su cabeza es del tamaño de una pelota de tenis y lo único que sobresale es lo que les queda de "boca". La manipulación genética de la cual son resultado, los convierte en verdaderas cosas inanimadas con una horripilante apariencia gelatinosa. Lo peor de todo esto, no es que McDonalds utilice la manipulación genética para lograr mayor producción, sino que dicha carne, produce efectos secundarios en la salud.

Las substancias y toxinas que desarrollan las "COSAS" que cría McDonalds, producen con el paso del tiempo daños irreversibles en la salud.Es un fenómeno similar al SIDA, ya que se incuba y permanece escondido durante muchos años, hasta que poco a poco va mostrando sus efectos perniciosos.Grupos de científicos especializados en la materia, relacionan al consumo de hamburguesas de McDonalds con el síndrome de Alzheimer.

Alicia Jiménez, 2º Bachillerato B

Lunes, 04 de Mayo de 2009 12:29. Autor: Alicia Jimenez Martinez #. Blog de 2º Bachillerato

Comentarios > Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)